¿Qué es el árbol de levas? Funcionamiento, cuidados y síntomas de posibles fallos

3 agosto | 2022 | Goodyear

El árbol de levas es parte fundamental de los motores de combustión. Te contamos cuál es su función en el funcionamiento del motor y sus cuidados.

Podríamos comparar a este eje con la columna vertebral del motor. Su fallo o deterioro puede provocar una de las averías más caras a las que tu coche se pueda enfrentar. Aquí te vamos a contar qué es el árbol de levas, cómo funciona, los cuidados que necesita y los síntomas que evidencien algún fallo.

¿Qué es el árbol de levas?

El árbol de levas, o camshaft en inglés, es un mecanismo formado por un eje con varias levas, una pieza mecánica en forma de pequeña pala que transforma el movimiento circular en rectilíneo (o a la inversa). Así, cuando el eje gira, las levas abren y cierran las válvulas de admisión y de escape.

Hay tantas levas como número de válvulas tenga esa mecánica. El objetivo es que el accionamiento de las válvulas de escape y admisión se produzca en el menor tiempo posible y con intervalos semejantes. Para ello, los coches actuales también incorporan sensores que supervisan la rotación del eje y proporcionan información sobre la apertura o cierre de las válvulas.

Generalmente, este mecanismo se sitúa en la parte superior, sobre la culata del motor, y va unido al cigüeñal mediante la cadena o correa de distribución. Así se consigue una perfecta sincronización entre ambas piezas.

Antiguamente, también se colocaba en otros lugares. Existían motores SV (Side Valves), con las válvulas en el lateral, o OHV (Over Head Valves), con las válvulas en la parte superior como los modelos actuales, pero con el árbol más abajo, por lo que el árbol precisaba varillas de empuje y balancines para poder abrir las válvulas.

Hay muchos coches que emplean dos árboles de levas distintos: uno para la admisión y otro para el escape, lo que permite un control independiente de ambos sistemas. Incluso hay motores que no llevan ninguno: los de tipo rotativo/Wankel.

Cómo funciona el árbol de levas

Gracias al árbol de levas, las válvulas de emisión y escape se abren y cierran en el momento preciso y, lo que es más importante, de manera coordinada. Así se controla tanto la mezcla de aire y combustible que entra en el motor como de los gases que salen hacia el escape después de producirse la explosión o combustión.

Por tanto, el árbol de levas es el componente más importante del sistema de distribución de un motor de combustión interna. Gracias a su trabajo, se transforma la energía que se obtiene del combustible en trabajo mecánico.

El eje del árbol de levas es una pieza de hierro fundido o acero forjado, con un alto nivel de resistencia. Sus averías no son frecuentes, pero, cuando las hay, resultan muy costosas: la factura del taller puede superar los 1.000 euros en modelos generalistas. Curiosamente, la mayoría de los problemas se solucionarían con una correcta lubricación, un mantenimiento relativamente sencillo.

Arbol de levas de motor

Cuidados del árbol de levas

Aunque el árbol de levas es una pieza resistente, tampoco es eterna: un coche cuenta con unos valores máximos de desgaste en sus apoyos, que se pueden encontrar indicados en el libro del fabricante. Si se excede estos parámetros, el árbol se daña o se produce una rotura de sus componentes y tendrá que ser reemplazado por completo.

La falta de lubricación hará que aumente el desgaste de los apoyos o de los rodamientos. Es muy importante usar el tipo de aceite de motor adecuado y cambiarlo según las indicaciones del fabricante.

También hay que tener cuidado si llevamos mucho tiempo sin usar el coche: el aceite está abajo del todo y la bomba tarda más tiempo del deseado en mandarlo a la parte superior del motor.

Si se rompe una de esas levas, hay que reemplazar la pieza entera. Con el uso, también pueden aparecer ciertas holguras en su alojamiento; por ejemplo, puede fallar un cojinete (aunque en este caso la avería no es tan costosa) o que el sensor que lleva esta pieza se estropee.

Síntomas de posibles fallos en el árbol de levas

Si hay desgastes o averías en el árbol de levas, podría acabar modificando la distribución y terminar rompiendo toda la mecánica. No olvidemos que también contribuye a repartir el aceite por el motor y ayuda a que funcione la bomba de combustible. Por eso, hay que estar muy atento a las señales que indican que algo va mal en el árbol de levas.

Los mecánicos insisten que hay unas señales claras que indican un problema en la pieza. Si las detectamos, podríamos evitar averías mayores:

  • Traqueteos en el motor: se produce por el mal acoplamiento de los engranajes o por posible desgaste de casquillos o soporte.
  • Pérdida de potencia: si el coche “no tira”, puede que el eje esté gripado o que las levas tengan demasiada holgura o que incluso estén rotas.
  • Chirridos estridentes: normalmente están provocados por diversas holguras en las sujeciones del árbol de levas.
  • El vehículo puede acelerar peor, tener una mayor tendencia a calarse o incluso ni siquiera arrancar.

No hay que obviar estas averías. Si notas estas señales, es mejor no seguir conduciendo para no provocar un “desastre” aún mayor y acudir a nuestro taller de confianza.

El árbol de levas puede ser un gran desconocido para la mayoría de los conductores, pero es una parte muy importante del motor. Para evitar una avería cara, es importante hacer un correcto mantenimiento del coche que nos ahorrará disgustos a largo plazo y un importante pellizco en la cartera.

¿Qué es el árbol de levas? Funcionamiento, cuidados y síntomas de posibles fallos

1 agosto | 2022 | Goodyear

El árbol de levas es parte fundamental de los motores de combustión. Te contamos cuál es su función en el funcionamiento del motor y sus cuidados.

Podríamos comparar a este eje con la columna vertebral del motor. Su fallo o deterioro puede provocar una de las averías más caras a las que tu coche se pueda enfrentar. Aquí te vamos a contar qué es el árbol de levas, cómo funciona, los cuidados que necesita y los síntomas que evidencien algún fallo.

¿Qué es el árbol de levas?

El árbol de levas, o camshaft en inglés, es un mecanismo formado por un eje con varias levas, una pieza mecánica en forma de pequeña pala que transforma el movimiento circular en rectilíneo (o a la inversa). Así, cuando el eje gira, las levas abren y cierran las válvulas de admisión y de escape.

Hay tantas levas como número de válvulas tenga esa mecánica. El objetivo es que el accionamiento de las válvulas de escape y admisión se produzca en el menor tiempo posible y con intervalos semejantes. Para ello, los coches actuales también incorporan sensores que supervisan la rotación del eje y proporcionan información sobre la apertura o cierre de las válvulas.

Generalmente, este mecanismo se sitúa en la parte superior, sobre la culata del motor, y va unido al cigüeñal mediante la cadena o correa de distribución. Así se consigue una perfecta sincronización entre ambas piezas.

Antiguamente, también se colocaba en otros lugares. Existían motores SV (Side Valves), con las válvulas en el lateral, o OHV (Over Head Valves), con las válvulas en la parte superior como los modelos actuales, pero con el árbol más abajo, por lo que el árbol precisaba varillas de empuje y balancines para poder abrir las válvulas.

Hay muchos coches que emplean dos árboles de levas distintos: uno para la admisión y otro para el escape, lo que permite un control independiente de ambos sistemas. Incluso hay motores que no llevan ninguno: los de tipo rotativo/Wankel.

Cómo funciona el árbol de levas

Gracias al árbol de levas, las válvulas de emisión y escape se abren y cierran en el momento preciso y, lo que es más importante, de manera coordinada. Así se controla tanto la mezcla de aire y combustible que entra en el motor como de los gases que salen hacia el escape después de producirse la explosión o combustión.

Por tanto, el árbol de levas es el componente más importante del sistema de distribución de un motor de combustión interna. Gracias a su trabajo, se transforma la energía que se obtiene del combustible en trabajo mecánico.

El eje del árbol de levas es una pieza de hierro fundido o acero forjado, con un alto nivel de resistencia. Sus averías no son frecuentes, pero, cuando las hay, resultan muy costosas: la factura del taller puede superar los 1.000 euros en modelos generalistas. Curiosamente, la mayoría de los problemas se solucionarían con una correcta lubricación, un mantenimiento relativamente sencillo.

Arbol de levas de motor

Cuidados del árbol de levas

Aunque el árbol de levas es una pieza resistente, tampoco es eterna: un coche cuenta con unos valores máximos de desgaste en sus apoyos, que se pueden encontrar indicados en el libro del fabricante. Si se excede estos parámetros, el árbol se daña o se produce una rotura de sus componentes y tendrá que ser reemplazado por completo.

La falta de lubricación hará que aumente el desgaste de los apoyos o de los rodamientos. Es muy importante usar el tipo de aceite de motor adecuado y cambiarlo según las indicaciones del fabricante.

También hay que tener cuidado si llevamos mucho tiempo sin usar el coche: el aceite está abajo del todo y la bomba tarda más tiempo del deseado en mandarlo a la parte superior del motor.

Si se rompe una de esas levas, hay que reemplazar la pieza entera. Con el uso, también pueden aparecer ciertas holguras en su alojamiento; por ejemplo, puede fallar un cojinete (aunque en este caso la avería no es tan costosa) o que el sensor que lleva esta pieza se estropee.

Síntomas de posibles fallos en el árbol de levas

Si hay desgastes o averías en el árbol de levas, podría acabar modificando la distribución y terminar rompiendo toda la mecánica. No olvidemos que también contribuye a repartir el aceite por el motor y ayuda a que funcione la bomba de combustible. Por eso, hay que estar muy atento a las señales que indican que algo va mal en el árbol de levas.

Los mecánicos insisten que hay unas señales claras que indican un problema en la pieza. Si las detectamos, podríamos evitar averías mayores:

  • Traqueteos en el motor: se produce por el mal acoplamiento de los engranajes o por posible desgaste de casquillos o soporte.
  • Pérdida de potencia: si el coche “no tira”, puede que el eje esté gripado o que las levas tengan demasiada holgura o que incluso estén rotas.
  • Chirridos estridentes: normalmente están provocados por diversas holguras en las sujeciones del árbol de levas.
  • El vehículo puede acelerar peor, tener una mayor tendencia a calarse o incluso ni siquiera arrancar.

No hay que obviar estas averías. Si notas estas señales, es mejor no seguir conduciendo para no provocar un “desastre” aún mayor y acudir a nuestro taller de confianza.

El árbol de levas puede ser un gran desconocido para la mayoría de los conductores, pero es una parte muy importante del motor. Para evitar una avería cara, es importante hacer un correcto mantenimiento del coche que nos ahorrará disgustos a largo plazo y un importante pellizco en la cartera.

¿Aún no formas parte de
la comunidad ?

Recibe todos los meses información y noticias relacionadas con el sector de la automoción y el mundo de la competición, recomendaciones para viajar en carretera, consejos para conducir y nuestras últimas novedades en neumáticos.