Comer en Salamanca: ¡los imprescindibles!

7 diciembre | 2021 | Goodyear

Si quieres degustar lo mejor de la ciudad salmantina, no te pierdas esta guía con todo lo que debes probar y los mejores lugares donde comer en Salamanca

Salamanca es una de las ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Fue en 1988 y, desde entonces, el número de turistas no deja de aumentar cada año. El casco antiguo convierte a la ciudad del Tormes en una de las más bonitas de España; pero, además de monumentos, en Salamanca se come mucho y bien. Si quieres saber qué comer en Salamanca y sus mejores restaurantes, no dejes de leer. Prometemos que se te hará la boca agua.

¿Qué comer en Salamanca?

Como buena ciudad castellana, Salamanca es tierra de platos contundentes. Pero, además, su cercanía con Guijuelo convierten a la capital charra en uno de los mejores destinos para comer todo tipo de embutidos. Eso hace que su presencia en el recetario sea constante y que aparezcan en muchos de los platos más típicos de Salamanca.

Comencemos por el hornazo, una empanada de hojaldre que se rellena de varios tipos de embutido, aunque dependiendo del lugar donde se consuma también puede llevar algo de carne. El más clásico es el que lleva lomo, chorizo y jamón, aunque la receta tradicional también admite huevo cocido. Se puede encontrar en muchas panaderías y pastelerías de la ciudad, pero el de alguna de las confiterías Gil es legendario.

También tiene embutido el farinato. De hecho, se trata de un embutido preparado a partir de manteca de cerdo, miga de pan y aceite de oliva. Se ofrece como tapa en muchos de los bares de la ciudad y se suele acompañar con un huevo frito para que la experiencia sea completa, ya que suele tener un sabor muy fuerte que se rebaja y marida perfectamente con el huevo.

Otra de esas recetas típicas de Salamanca es la chanfaina. Se trata de un arroz preparado con cebolla, ajo, guindilla, sangre cocida y carne de cordero desmigada y casquería del mismo animal. Otro de esos platos que se sirven como tapa en muchos bares, pero también se prepara en muchas casas para utilizarlo como guarnición de otras comidas.

Si este plato te parece consistente, el siguiente no lo es menos. Se llama paloma y consiste en una corteza de trigo gigante que se rellena de ensaladilla rusa. Es una de las tapas por excelencia en Salamanca y su éxito radica en su sencillez, ya que el crujiente de la corteza, a la que se llama cuero, es perfecto para acompañar la ensaladilla.

Salamanca es una tierra muy rica gastronómicamente hablando y, por supuesto, hay muchas otras  exquisiteces que deberías probar en cualquier visita a Salamanca: el jamón y los embutidos de Guijuelo, la carne de morucha, las lentejas de la Armuña o las patatas meneás, un revuelto de patata con pimentón picante que se sirve con torreznos. Y, a la hora de pedir postre, apuesta por el bollo maimón, un riquísimo tipo de bizcocho, o las famosas rosquillas de Ledesma.

Hornazo

¿Dónde comer en Salamanca?

Aquí tenemos que hacer una aclaración y separar entre bares de tapas y restaurantes más clásicos, ya que el tapeo en la ciudad es tan común entre los estudiantes y salmantinos como entre los turistas.

Los mejores bares de tapas de Salamanca

Al igual que sucede en otras ciudades universitarias como Granada, tapear en Salamanca es una religión. Históricamente había dos zonas que concentraban la mayoría de la oferta, la Plaza Mayor y sus alrededores y la calle Van Dyck, cercano a la plaza de toros. Pero lo cierto es que en toda la ciudad hay una gran tradición de tapeo, ya que con la consumición se incluye una tapa a la elección del cliente.

Por citar algunos de los destinos más famosos, entre los que se encuentran en la zona de influencia de la Plaza Mayor están el Café Real, el Bambú o La Viga, tres clásicos muy distintos entre sí pero con los que acertarás seguro. En la zona de Van Dyck, más habitual entre los estudiantes, La Oficina o el Asador Van Dyck son una apuesta ganadora.

Los mejores restaurantes de Salamanca

Si después de una buena ruta por Salamanca prefieres sentarte y disfrutar de mesa y mantel, también hay grandes opciones en la capital charra. Nuestro favorito es El mesón de Gonzalo, un céntrico local donde se puede comer la mejor carne de morucha a la brasa, pero también asados, arroces, callos o sus famosas manitas.

Nos gusta también Casa Paca, un restaurante de cocina tradicional en la céntrica Plaza del Peso, y Zazu Bistro, un local de cocina francesa y mediterránea situado en la Plaza de la Libertad y donde se pueden probar platos con influencias de distintas partes del mundo. También se merece una mención especial Vinodiario, en la Plaza Basilios, donde te puedes comer tanto un guiso de garbanzos como una hamburguesa de carne de morucha.

Salamanca es un magnífico destino para los que disfrutan de la comida, ya sea en pequeñas porciones en tapas o sentados en un restaurante de prestigio. Lo mejor, sin duda, pasear por la ciudad disfrutando de todos sus encantos hasta hacer apetito para disfrutar de sus exquisitos guisos y recetas. No te arrepentirás.

¿Aún no formas parte de
la comunidad ?

Recibe todos los meses información y noticias relacionadas
con el sector de la automoción y el mundo de la competición,
recomendaciones para viajar en carretera, consejos para
conducir y nuestras últimas novedades en neumáticos.